Navigation Menu

Follar la mente

Por María Juliana Serrano


Hace poco leí en uno de los pocos buenos periódicos que hay en esta ciudad un artículo titulado “El clítoris no es un timbre.” Me resultó de lo más excelente saber que alguien por fin hace consciencia de eso. Que cuando una está en el momento, lo que menos quiere es que la traten como un botón de on-off; la razón más simple es que lo que más la calienta a una es el fore-play, como esa frase que dice que sólo deseamos más fervientemente lo que se demora en llegar. Y si bien, nosotras también nos equivocamos al momento de follar, tirar, hacer el amor o como se le quiera decir, les tengo noticias: no hay nada tan importante como que sepan jugar y bien. Aunque es parcialmente cierto lo que muchos dicen de que la duración, el tamaño y demás cosas importan, a la hora de la verdad es todo el coqueteo previo el que más nos pone a punto. El que la inviten a una a comer, a bailar, le pongan música, se porten sexys y cariñosos, es mucho más importante para la excitación de una que el que se pongan a elegir uno de los dos extremos: muy patán o muy melancólico. No estoy diciendo, que una se lo va a dar a todo patizambo que una se encuentre y cumpla con estos requisitos. A la hora de la verdad, hay muchas más cosas involucradas en el sexo que una atracción netamente carnal u emocional. Eso me hace recordar una frase que marco mi manera de ver la sexualidad: “Me seducen las mentes, me seduce la inteligencia, me seduce una cara y un cuerpo cuando veo que hay una mente que los mueve que vale la pena conocer, conocer, poseer, dominar, admirar, LA MENTE, yo hago el amor con las mentes, hay que follarse a las mentes.” 

0 Comentarios:


free blogger templates - achat vente scripts